Cáceres Retablo Iglesia Concatedral Santa María - Cáceres






Concatedral de estilo románico de transición al gótico.Siglos XIII al XVI.
Elevada a rango catedralicio en 1.757.
Su torre renacentista y sus dos puertas góticas.
Su interior es rectangular  y consta de tres naves de  seis tramos cada una, cubiertos de bóvedas de crucería góticas.
Mención especial requiere su retablo con sillería de estilo plateresco  color madera, realizado en cedro y pino de Flandes, sin policromar, por Roque Balduque y Guillen Ferrant en 1.551. Su talla principal es la asunción de la Virgen en el cuerpo central, sin menospreciar los demás relieves de la vida de la Virgen y Jesús del resto del retablo.
Las capillas del Cristo del s.XV y la de San Miguel del s. XVI.
La portada de la sacristía s. XVI, de estilo plateresco obra de Alonso de Torralba.
Entre la sacristía y el altar mayor, podemos apreciar un crucifijo de estilo gótico, conocido como El Cristo Negro, debido a su color, Cristo al que los lugareños tienen una gran devoción. La procesión de este Cristo en Semana Santa, en la oscuridad y el silencio de la noche, por las callejuelas estrechas de la parte antigua cacereña, no se puede explicar, es un silencio solamente roto por el chocar al unísono del hierro de los cofrades que lo llevan sobre las lanchas y el empedrado del suelo.

  
Alberga un museo sacro, al que no podemos pasar por alto, y ... para alto y buena vista,  nos subimos al campanario de su esbelta torre, desde donde podremos disfrutas de una estupenda panorámica de los barrios de Arriba y de Abajo y como no, de la Judería Vieja, que será difícil olvidar por su belleza.
En una de las esquinas de su torre renacentista, podremos observar una maravillosa estatua de 1.954, del santo más extremeño mundialmente conocido, San Pedro de Alcántara, realizada en bronce, la cabeza del santo es un retrato de su escultor  Pérez Comendador.